Láser Verde

¿Qué es el Láser Verde?

Es un láser, de gran potencia, que vaporiza y extirpa el tejido prostático agrandado, sin necesidad de complicadas intervenciones quirúrgicas.

Este sistema de tratamiento de la Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP) ha sido desarrollado por la compañía Laserscope en Estados Unidos y supone el avance más importante que se ha realizado en los últimos 25 años para el tratamiento de esta patología, que afecta a millones de varones en todo el mundo principalmente por encima de los 55-60 años.

El sistema llamado “Luz Verde VFP” (Vaporización Fotoselectiva de Próstata) es único, debido a que utiliza un láser KTP (Potasio-Titanio-Fósforo) de última generación y alta energía en unión de una fibra óptica especialmente diseñada para esta aplicación.

La unión de ambas (láser + fibra) nos permite vaporizar tejidos blandos, eliminando por completo el tejido de la próstata agrandada.

El concepto de vaporización consiste en la eliminación por completo del tejido así como la fotocoagulación simultánea de los vasos sanguíneos, evitando posibilidad de sangrado, que es siempre la gran preocupación de los urólogos en la cirugía de la próstata.

Ventajas del Láser Verde

De acuerdo con los datos clínicos obtenidos en estos estudios, ningún otro procedimiento para el tratamiento de la HBP manifiesta un alivio de los síntomas tan rápido y espectacular como el método VPF por láser KTP.

El método VFP por láser KTP “luz verde” ofrece lo mejor para los pacientes afectados de HBP, es por un lado mínimamente invasivo y por otro, ofrece resultados duraderos, mejor que otras opciones quirúrgicas mucho más agresivas (RTU, Prostatectomía abierta, etc.), evitando los riesgos típicos y complicaciones que éstas conllevan. Sus principales ventajas son:

  • Puede administrarse en régimen ambulatorio o con ingreso hospitalario mínimo, entre 12 y 24 horas.
  • Virtualmente sin pérdida de sangre. Ideal para pacientes de alto riesgo en tratamiento anticoagulante.
  • Alivio rápido de los síntomas.
  • Recuperación rápida de la actividad normal del paciente.
  • Sondaje vesical generalmente menor de 24-48 horas.
  • Vaporización de hasta 2 g. por minuto.
  • Perdurable. En los 5 años de seguimiento en la Clínica Mayo, ningún paciente ha requerido tratarse de nuevo por crecimiento de la glandula.
  • Ausencia de incontinencia e impotencia en estos 5 años de seguimiento en la Clínica Mayo.

Postoperatorio del Láser Verde

La mayoría de los pacientes se pueden ir a casa algunas horas después de la intervención. En ocasiones es posible que consideremos, por comodidad y mayor seguridad, que un paciente pase la noche y vuelva a casa a la mañana siguiente, particularmente si su operación fue realizada de tarde, o si ha viajado desde una provincia cercana al lugar de la cirugía. La mayoría de los pacientes obtienen una mejora general rápida de los síntomas, y en torno a las 24 horas recuperan la micción espontánea.

La mayoría de los pacientes pueden volver a sus actividades normales en la primera semana.

Efectos secundarios, riesgos y complicaciones

La intervención se considera generalmente muy segura. La mayoría de los pacientes tienen un nivel muy alto de satisfacción.

Según los estudios clínicos realizados, ninguno de los pacientes ha sufrido la pérdida de control de su vejiga (incontinencia), la pérdida de la capacidad sexual (disfunción eréctil), ha requerido de una transfusión de sangre, ha sufrido un síndrome post- RTU, ni ha fallecido.

Duración de los efectos del procedimiento

Los estudios clínicos publicados demuestran que el procedimiento es muy duradero, no habiendo precisado ningún paciente ser reintervenido por crecimiento de la glandula.

"Se reduce el tiempo de recuperación de los tradicionales días de ingreso a menos de 24 horas y con menos riesgos"

Impotencia e incontinencia

Entre los efectos secundarios más importantes de la cirugía convencional se citan la impotencia y la incontinencia urinaria total o parcial. En la cirugía abierta, la impotencia aparece como secuela entre el 20 y el 30 por ciento de los casos, y la incontinencia entre el 5 y el 8 por ciento de los operados. Las técnicas endoscópicas reducen bastante este peligro, pero no llegan a anularlo como el láser.

Últimos Articulos

Más Artículos